Slider accesorio

slider

Consejos para elegir una lámpara colgante

lampara colgante

¿A quién no le gustan las lámparas colgantes? no creemos que muchos levantarais la mano. Estamos de acuerdo que son iconos de las decoraciones actuales, porque no nos dejan a indiferente a ninguno. La variedad de la oferta existente y las casas que las diseñan es tan extensa, que siempre tendrás un modelo que encaje con tu estilo, tu casa y tu economía.

En Saltoki Home, tenemos una amplia variedad de marcas sobre las que inspirarte y que son, en muchos casos, grandes referentes del diseño internacional: Marset, Leucos, FontanaArte, Flos, Foscarini...

Además de ser súper elegantes y muy versátiles, las lámparas colgantes pueden ser el punto central de iluminación de una estancia, dotándola de ese punto suave y difuso de luz, perfecto para relajarse.

De cara a elegir una, hablemos primero del tamaño: para tratar de no meter la pata cuando compremos una, busca siempre un modelo que tenga aproximadamente 1/3 del tamaño de los muebles teniendo en cuenta dónde se expondrá la luminaria. Por ejemplo: un mostrador de cocina de 1 metro de largo, debe optar por una luminaria de 30 a 35 cm de diámetro o tres luminarias, una al lado de la otra, cada una de las cuales no debería tener más de 15 cm.

Esto no es una norma fija, simplemente son consejos orientativos. En muchas ocasiones, llenar de personalidad un espacio termina por pasar completamente por alto estas dimensiones de referencia.

Hoy puedes encontrar luminarias de todos los colores, desde las más neutras hasta las más vibrantes. Y aquí viene la pregunta: ¿cuál elegir? Primero, estudia el estilo de decoración y la paleta de colores de tu casa. Si lo que buscas es una lámpara que llame la atención, elije un color que contraste drásticamente con otros elementos de la decoración, de lo contrario, es bien fácil: opta por una lámpara de tonos similares a los que ya dispones.

Puede ser un poco obvio, pero la bombilla que utilices marcará la diferencia en el resultado final de tu entorno. Allí donde se requiere una iluminación más abundante, como la encimera de la cocina y una pequeña oficina que tengas en la habitación de una casa, por poner un ejemplo, elije luminarias blancas, frías.

Para la relajación y los espacios de descanso, una bombilla amarilla cálida va mucho mejor.

Los mejores lugares de la casa para una lámpara colgante serían el vestíbulo, la cocina, el comedor y en la sala de estar. En los pasillos pueden ser una opción genial si tenéis espacio, pero si no, no os recomendamos su instalación allí.

La lámpara colgante en el comedor es un clásico. Para que no os equivoquéis, instalad la luminaria a una altura de entre 80 y 90 cm del tablero de la mesa.

La doble función que ofrecen, estética y funcional, va a llenar vuestra casa de vida... ¡¿a qué estáis esperando?!